Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

03 marzo, 2014

Las Creencias del Docente Son Más Importantes de lo Que Pudiéramos Pensar

    Podríamos pensar que las creencias personales del profesor respecto a las leyes educativas, la metodología y los propios alumnos no tendrían por qué influir en la enseñanza pero todo indica que sí. A continuación voy a intentar analizar algunas de mis creencias y actitudes hacia el proceso de enseñanza-aprendizaje mediante preguntas.



¿Qué es para mi enseñar?

       Creo que la verdadera enseñanza tiene que basarse en la comprensión y la integración con lo que ya conocen los alumnos. De esta manera lograré mentes conectadas, lo más diáfanas posibles que serán capaces de articular los conocimientos aprendidos y enfrentarse a problemas de la vida real. 

¿Qué es para mi aprender?

       Me han influido mucho las teorías sobre aprendizaje significativo. Para mi, aprender es el resultado de lo descrito arriba. Lograr una integración de conocimientos que se integre a modo de red con lo que uno sabe, no de forma compartimentada por materias. Cuántas veces hemos oído al compañero de turno decir “¡Pero si eso es de lengua y estamos en matemáticas!”, es un ejemplo de la compartimentación, que limita la creatividad en mi opinión.


¿Qué quiero que mis alumnos sean capaces de hacer al finalizar el curso?

       Quiero unos alumnos reflexivos, que utilicen todas sus neuronas para dar sentido a lo que aprenden en la escuela, y que lo utilicen en su ocio. Quiero que lo aprendido no se quede en la escuela. Lo ideal sería que desarrollaran madurez paralelamente al aprendizaje, para poder seguir investigando e interesándose por la vida intelectual. El sistema educativo es un entrenamiento para seguir aprendiendo por tu cuenta.

¿Qué tipo de actividades utilizaría en el aula?

     Pienso que lo ideal es ir más allá de lo puramente teórico. Tras una explicación magistral se debe intentar trabajar lo práctico y lo vivencial, por ejemplo con actividades gráficas, manipulativas o plásticas. Esto es vital en materias abstractas como las matemáticas por ejemplo. Crear figuras geométricas de plastilina es una forma de llevar al plano real las figuras con volumen que describe el libro de texto. 

¿Qué tipo de actividades utilizas para evaluar?


       He hablado en entradas anteriores de lo importante que es la evaluación formativa. Personalmente la considero más importante porque permite advertir si los alumnos están comprendiendo y mostrando interés hacia la asignatura, si reflexionan o no. Para ello, debates, un buen ojo crítico (observación), exámenes parciales, redacciones de opinión sobre un tema de la materia… hay mil instrumentos interesantes al margen de los exámenes globales sumativos que son más fáciles para evaluar pero que solo reflejan el efecto de 3 o 4 días de estudio intensivo y la capacidad de memorización express de los estudiantes. ¡Puaj! 

Palabras clave: creencias, actitudes, formación del profesorado

No hay comentarios:

Publicar un comentario