Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

01 marzo, 2014

Autoevaluación de los Alumnos en un Contexto de ECAA

      Confesaba en la anterior entrada sobre enseñanza centrada en el alumno y en su aprendizaje que planificar la evaluación es un trabajo algo ingrato aunque imprescindible.  A estas alturas conocemos que no sólo existe la evaluación final, mediante examen, Sino que el profesor puede evaluar sus alumnos periódicamente sobre el desempeño en destrezas durante el día a día; se le ha denominado evaluación formativa. Por ejemplo, una buena herramienta de este tipo de evaluación continua es la observación en el aula. Volviendo a la evaluación sumativa o final, existen muchas herramientas clásicas y, en cierta medida estandarizadas, como exámenes y tests con preguntas clave, redacciones… que son formatos útiles que han demostrado eficacia a lo largo de los años.



     La enseñanza basada en el alumno y en su aprendizaje no viene a refundar la evaluación ni a desterrar lo as instrumentos que he citado arriba. No obstante, es recomendable siempre ser creativo en lo que a evaluación se refiere y tratar de medir aspectos como actitudes hacia la materia, áreas a las que no suele prestarse atención. 

     En el marco de la enseñanza centrada en el alumno y su aprendizaje y con la autorregulación como ingrediente indispensable considero que una evaluación sobre las actitudes hacia la materia, ganas, entusiasmo y críticas hacia la metodología del profesor sería interesante. Además de brindarnos información sobre nuestro propio desempeño reforzaría el protagonismo de los niños en su aprendizaje dándoles autonomía extra. Los alumnos deben sentir que tienen parte de control respecto a la dinámica de clase para que tenga sentido la autorregulación. Esta evaluación actitudinal podría llevarse a cabo mediante redacciones esporádicas durante el tiempo de curso y también haciendo un debate entre alumnos y profesor. Los tutores podrían invertir algunas horas de tutoría a este tipo de menesteres. 

        Este enfoque (ECAA) sigue la línea actual de avanzar hacia una educación significativa y formadora de destrezas para la vida, no solo en un contexto académico. Así, tendremos que evaluar estas competencias y trascender el modelo en el que se hacía todo el énfasis en la memorización y comprensión de contenidos esencialmente teóricos. PISA, sin ir más lejos, es un programa evaluativo que mide el potencial que los alumnos tienen para aplicar los contenidos y competencias adquiridas en los centros educativos. Se ha llamado aprendizaje auténtico ha este concepto.


Palabras clave: evaluación, ECAA, aprendizaje auténtico

No hay comentarios:

Publicar un comentario