Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

05 febrero, 2014

Aprendizaje Autorregulado

    Hoy voy escribir sobre el aprendizaje autorregulado. Este concepto no tiene gran misterio, hace referencia a la propia supervisión del alumno en su aprendizaje. Si tenemos en cuenta que el aprendizaje es el objetivo del sistema educativo es lógico pensar que el alumno es el protagonista en la educación, y será interesante que participe en su propia formación. De este modo, el alumno pasará a ser un elemento activo que maximizará la eficacia de la enseñanza. A pesar de ello es difícil llevarlo a la práctica ya que en la medida en que el profesor es el centro del aula los alumnos tienden a despreocuparse por su aprendizaje y por el sentido que este tiene; hasta niveles muy avanzados del sistema en muchos casos, no solo en primaria.

    Yo lo asemejo al monitoreo en la producción musical. Mientras cantaba me ha venido a la mente la lectura sobre el aprendizaje autorregulado. Resulta que a la hora de cantar de vez en cuando desafino alguna nota o produzco determinado sonido a destiempo. Todos estos fallos se deben generalmente a tensiones o fisuras en la concentración, aunque lo importante es que advierto dónde y cuándo se ha producido la pifia, por lo que la siguiente vez pongo atención en ese punto para corregirme. Este proceso de autocorrección no se podría dar sin concentración, esfuerzo, objetivos definidos y ganas. Algo parecido es lo que debemos lograr en nuestros alumnos en el día a día, salvando las distancias. 


     El aprendizaje autorregulado requiere mucho esfuerzo y madurez, y es un hábito ideal tanto para la etapa académica como para la vida adulta. La literatura especializada indica que "los alumnos autorregulan su aprendizaje en la medida en que son cognitiva, motivacional y conductualmente participantes activos en su propio proceso de aprendizaje" (Zimmerman, 2001), por lo que según MacCombs y Marzano (1990) la autorregulación requiere voluntad y estrategias. En mi caso, en el canto, la voluntad proviene de mi pertinaz deseo de mejorar mi técnica y las estrategias se basan en los conocimientos teóricos, partituras y oído. A continuación veremos como se concretaría todo esto en un aula de primaria y algunas ideas para fomentar el aprendizaje autorregulado.

    El logro de un aprendizaje autorregulado en el aula no proviene de los propios alumnos. Es necesario que tanto el profesor como las familias hagan énfasis en cuestiones de autonomía personal, y den responsabilidades al niño según su actitud vaya ganando criterio. La enseñanza entera hay que plantearla de forma en que el niño perciba su fin y lo consiga entusiasmar. Por experiencia diría que es la vía más adecuada para alcanzar una genuina implicación en la formación académica y personal. Estos diría que son, en líneas generales, los elementos contextuales necesarios para plantear con expectativas de éxito el aprendizaje autorregulado y abandonar el modelo en el que el alumno es un elemento pasivo en el proceso educativo.


   Una vez justificado lo interesante de este enfoque voy a enumerar algunas competencias que el el alumno necesita para autorregular su aprendizaje. Para fomentar alumnos implicados con su aprendizaje lo primero es que el profesor adopte un perfil receptivo a ceder una pequeña parte de la responsabilidad a sus alumnos, para que puedan tener mayor conciencia de cómo están aprendiendo y para qué. No podemos dejar de lado a las familias, que deben contribuir fomentando la reflexión y el gusto por aprender. La anécdota de que el rendimiento de PISA está relacionado con el número de libros presentes en los hogares nos da una idea de lo vital que es el apoyo de la familia en lo educativo. Familia y profesores son los primeros elementos ambientales que habría que enfocar hacia el nuevo paradigma, y estos acabarían modificando la metodología.

    Según Zimmerman los factores que caracterizan a un alumno que sabe autorregular su aprendizaje son los siguientes:

  • Intereses intrínsecos que se refieren al interés en la tarea para continuar con sus esfuerzos de aprendizaje aún en ausencia de recompensas tangibles.
  • Atención en cuanto al mantenimiento de la una actitud enfocada a aprender y perseverar en la tarea evitando las distracciones.
  • Retroalimentación social familiar. Se refiere a las intervenciones de la familia para mejorar las creencias previas, el desempeño, el control y la auto-reflexión del aprendizaje.
  • Planeación de estrategias para la realización de la tarea, se refiere a la habilidad de manejar los métodos de aprendizaje apropiados para la realización de la tarea.
  • Auto-observación cognoscitiva referida a la identificación de patrones de pensamientos que influyen en el aprendizaje, que permiten modificar la acción.
  • Planeación de estrategias para la modificación del entorno. Habilidad de adecuar los espacios y condiciones apropiadas para la realización de la tarea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario