Información Y Ayuda Para Estudiantes De Magisterio Y Pedagogía

21 enero, 2014

La Formación No Termina Cuando Te Dan el Título


    Hoy abro una sección nueva en el blog donde escribiré sobre la formación permanente de los profesionales de la educación. Y es que, para quien no se lo haya planteado, los profesores deben pasar cada cierto tiempo por la ITV para engrasar sus conocimientos, pulir competencias como la digital y, por qué no, modificar concepciones y creencias sedimentadas. Durante las próximas semanas iré publicando varias entradas a la luz de una asignatura que impartimos la universidad, donde tratamos este importante aspecto de la función docente, al que a menudo no se presta la atención precisa. Y recalco su relevancia ya que es evidente que la formación no termina cuando a uno le dan el título en la universidad.

       Desde el ámbito de la educación se insiste una y otra vez en aquello de la "formación permanente". Este término hace referencia a los diversos aprendizajes que una persona se verá obligada a asumir a lo largo de su vida para hacer frente a los retos que impone el mundo tan frenético en el que vivimos. La actualización de conocimientos para funcionar con eficacia no solo ocurre a nivel informal, cuando tenemos que aprender el funcionamiento de la maquinaria burocrática a la hora de abrir un negocio por ejemplo, sino que se puede abordar de forma sistemática dentro de una profesión. Es a lo que se ha denominado Desarrollo Profesional y prácticamente todas las profesiones tienen algún tipo de programa para que quienes ejercen lo hagan de acuerdo a las innovaciones que se producen en el campo. La medicina es un buen ejemplo: a medida que las técnicas de cirugía avanzan o se producen cambios en los paradigmas científicos el médico debe ponerse al día. Qué podríamos decir de un profesional de la medicina que no utilizase la tecnología de resonancia magnética dado que durante su formación era una técnica en pañales... 

     En la educación el desarrollo profesional se conoce también como formación del profesorado y es vital cuando se trata de conseguir calidad en la enseñanza. El mundo educativo es sacudido continuamente por todos los cambios que acontecen en la sociedad, culturales y tecnológicos entre ellos. La irrupción de la tecnología en el aula es uno de los cambios más evidentes pero no el único y probablemente tampoco el más importante; la evolución de los valores sociales, la mediatización educativa y los vaivenes políticos son algunos de los retos que sacuden con especial virulencia. La respuesta de los educadores debe ser más educación, pero en este caso para los propios profesores, ya que tienen que reciclarse cual tetra brick para modificar o desarrollar nuevas estrategias didácticas que mantengan la eficacia en la enseñanza y, además, encajar sus creencias y enfoque personal en una realidad percibida muchas veces como un mar embravecido.  Pero ya iré concretando más en futuros posts, ya que el asunto da para ocupar innumerables bits.

1 comentario:

  1. Muy bien Iñaki, estoy totalmente de acuerdo contigo respecto al titulo "la formación no termina cuando te dan el título", un profesor nunca debe dejar de aprender y para ello, en formación del profesorado, hay que fomentar el aprendizaje continuo o por así decirlo el "profesor reciclado"

    ResponderEliminar